M O T O R

Seguridad vial: ¿Cuál es la postura correcta para conducir?

Sentirse cómodo al volante es una necesidad no solo para el confort del conductor, sino para mejorar la seguridad al volante y reducir al mínimo las posibilidades de sufrir un percance.

Pese a que es uno de los conocimientos que tenemos que aprender para obtener nuestro carnet de conducir, seguro que alguna vez nos han asaltado las dudas acerca de cuál es la mejor postura para conducir, cuál es la posición correcta al volante, o cuál es la distancia que debemos tener respecto al volante.

Analicemos lo que dicen los expertos sobre estas cuestiones para, por supuesto, cumplir con la normativa, además de colaborar en seguridad vial y, por último, sentirnos cómodos a la hora de subirnos a nuestro vehículo.

¿Cuáles son las indicaciones de la DGT sobre la postura correcta al volante?

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene un espacio dedicado a las explicaciones pertinentes para encontrar la posición más cómoda para conducir que, a la vez, incluye los requisitos básicos para mantener la seguridad necesaria:

  • La distancia frente al volante ha de permitir maniobras con comodidad y las piernas deben estar flexionadas. Por ejemplo, si pisamos el embrague a fondo, la pierna no debe quedar nunca estirada. Solo flexionada.

  • En cuanto a la altura del asiento, esta debe garantizar visibilidad frontal completa.

  • La inclinación del asiento no tiene que entorpecer la movilidad de los brazos: por ejemplo, una postura ideal debe permitir que con las muñecas toquemos la parte superior del volante, cuando tengamos la espalda apoyada sobre el respaldo.

  • Por último, en cuanto a colocación del asiento, el reposacabezas debe estar alineado por arriba con la cabeza. Este sistema no es para ofrecer comodidad sino para garantizar la seguridad en caso de colisión.

  • La altura y profundidad del volante deben permitir que los brazos estén flexionados, con un ángulo de algo más de 90º. Es importante que el volante no toque las rodillas.

  • Uno de los pasos que no se nos deben olvidar a la hora de sentarnos correctamente al volante son los retrovisores: tenemos que obtener una visión completa, siendo capaces de ver el lateral del coche con los retrovisores laterales; así como visualizar la luneta trasera con el retrovisor interior.

  • Ahora llegamos a un paso esencial, la colocación de las manos sobre el volante: no olvidemos que debemos situarlas en la posición de las “10:10”, imaginando que nuestro volante es la esfera de un reloj. Aviso extra: nunca se deben cruzar las manos al girar el volante.

  • No hace falta recordar que ropa y calzado al volante deben ser los adecuados. Nada de tacones, chanclas ni similares… calzado cómodo y que permita pisar los pedales con fuerza y precisión. En cuanto a la ropa, nada que entorpezca la conducción, como por ejemplo, ropa de abrigo abultada.

  • En último lugar, pero no menos importante, es imprescindible tener siempre regulado y ajustado el cinturón de seguridad (tanto el conductor como el resto de pasajeros).

Para que sean 100% efectivos, RACE (Real Automóvil Club de España) nos recuerda que debemos seguir todos estos pasos, como si de una rutina se tratara, antes de iniciar la marcha. En cualquier caso, estos son los ajustes mínimos de seguridad en cuanto a posición respecto al volante se refiere. Cada vehículo tiene unas características diferentes y es un requisito esencial al subirnos al coche: adaptarnos al asiento y lo que nos rodea, garantizará la comodidad y aumentará la velocidad de reacción ante cualquier imprevisto.