S O S T E N I B I L I D A D

Recharged, el futuro de Volvo Cars es eléctrico

El futuro de la automoción está bien claro: debemos reducir sensiblemente las emisiones contaminantes. Esto significa que los motores de combustión deben ser cada vez más eficientes y, a la par, que la electrificación debe ser la tendencia dominante a corto plazo.

Esa es la razón por la que Volvo Cars se comprometió a electrificar toda la producción. En 2025, se espera que la mitad de las ventas globales sean coches totalmente eléctricos, mientras que el resto serán híbridos. Hace pocos días se lanzó al mercado el primer automóvil totalmente eléctrico de Volvo Cars: el Volvo XC40 Recharge.

Con él, comienza una nueva erala era “Recharge”. El XC40 Recharge es el primer modelo de esta nueva línea de coches. Como Recharge se conocerán todos los Volvo enchufables, es decir, los híbridos enchufables Twin Engine, y todos los vehículos eléctricos con batería. Durante los próximos cinco años, Volvo Cars lanzará un nuevo modelo totalmente eléctrico cada año.

 

El XC40 Recharge encabeza la transición a Recharge, y existen muy buenas razones para hacerlo así. Es todo lo que define a un Volvo en términos de seguridad, diseño e “infoentretenimiento”. Y es 100% eléctrico y con tracción total. Su autonomía excede los 400 km con una sola carga (homologado según WLTP) y su potencia es de 408CV. El tiempo de carga de la batería (al 80%) es de 40 minutos, con cargador rápido.

Neutralidad climática, el objetivo de Volvo Cars para 2040

Recharge es la punta de lanza en cuando a los vehículos de Volvo Cars. Pero la compañía tiene objetivos más amplios, y el de la neutralidad climática es el más ambicioso de todos. Se entiende por neutralidad climática como el término “climáticamente neutro”, que se trata en realidad de una generalización de “neutralidad de carbono”, o huella de carbono cero. Este último concepto se refiere a conseguir emisiones de dióxido de carbono netas iguales a cero equilibrando la cantidad de dióxido de carbono liberado a la atmósfera con una cantidad equivalente retirada de la atmósfera.

Pues bien, en el concepto “climáticamente neutro” se refleja la inclusión de otros gases de efecto invernadero como el metano (CH4), óxido de nitrógeno (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), fluorocarburos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).